El lujo, o es digital y sostenible, o no es