El high-tech llega a la Casa Real birtánica en forma de anillo